600 años AC en que los nómades mogoles empezaron a andar a caballo hasta nuestros días es significativa la evolución en calidad de los caballos, la equitación, la indumentaria y dentro de esta ultima, la destinada a su protección.

Puntualmente en el Polo, desde su origen hasta nuestros días ha ido aumentando el interés por proteger al caballo del peligro que implica el propio juego. Con el herraje, las vendas como protección (al principio solo en las manos y luego en miembros posteriores) hasta nuestros días en que se utilizan cubrecoronas, polainas, canilleras, pichiqueras, etc.

Durante el juego, el jugador decide proteger o no su vista; no asi el caballo, quien lamentablemente es más vulnerable por su posición sobre el suelo y por no poder distinguir los golpes que pueden causarle daño.

A su vez cabe agregar que durante un partido, el jugador arriesga en forma exponencial al animal al tratar de tapar una jugada o cada vez que se cobra un penal pudiendo los jugadores anteponer los caballos a efectos de neutralizar el ingreso de la bocha en el in-gol.

El protector ocular equino (POE) pretende impedir el contacto del taco y de la bocha con el globo ocular mediante un marco a base de un polímero plástico (preferentemente policarbonato) transparente o de color que se encuentra anclado sobre los huesos que componen la órbita ocular del caballo sin obstruir de ninguna forma su campo visual central ni periférico.

De esta forma el caballo puede estar protegido ante la posibilidad de un golpe que pudiera recibir en situación de juego deportivo, de transporte o de cualquier otro factor que pudiera poner en riesgo sus globos oculares y sus anexos y por consiguiente comprometer su sistema visual.

Con esta protección y preservando la salud del caballo, también queda protegido el importante capital que significa la posesión y el mantenimiento de un caballo, que además de tener aptitudes fisicas para el deporte ha sido costosamente adiestrado para el alto rendimiento deportivo.

La posibilidad de protección se extiende a otros deportes o disciplinas como prevención de traumatismos oculares así como también factores secundarios que afectan a los caballos durante su transporte en trailers, camiones, aviones, etc.

Durante el juego es muy difícil prevenir fracturas, artritis, tendinitis, desmitis, pero si hay algo prevenible mediante su protección son las lesiones oculares causadas por traumatismos.

Descargar PDF con información Técnica.